Emprendedores

Varios consejos si quieres abrir una empresa en Reino Unido

bg-top
Escrito por Laura

Esta semana, Eduardo, co-fundador de la academia de español en Edimburgo Salt Edinburgh, nos habla sobre cómo empezó su empresa en la capital escocesa.

Gracias a sus recomendaciones nos damos cuenta de lo sencillo que es hacerse autónomo en el Reino Unido y lo diferente que es de España a la hora de ‘hacer papeleos’.

¡Gracias, Eduardo! :)

 

Varios consejos si quieres abrir una empresa en Reino Unido

Todos sabemos que abrir una empresa en España es dificilísimo. Bien sea por un amigo, familiar o por propia experiencia, conocemos los escollos legales, burocráticos y económicos que hacen complicado progresar en el mundo del autoempleo. Los datos oficiales lo confirman: en el último informe del Banco Mundial, de octubre de 2013, España se encontraba en el puesto 142 en dificultades para abrir una compañía, por detrás de Kenia, Nigeria o Ghana.

Sólo se puede calificar como “sorprendente” (y esto es bastante vehemente) que en un país con tantísimo desempleo sea casi imposible plantarse y recolectarse las propias habichuelas. Pero este artículo no pretende incidir en lo que ya es de sobra conocido, sino explicar a través de mi propia experiencia en qué debe uno pensar y a qué tiene que prestar atención si quiere llevar a cabo esta aventura en el Reino Unido.

¿Por qué decidí abrir una empresa?

Hace ya cuatro años un amigo, Jorge Coronilla, y yo nos animamos a abrir una escuela de español en Edimburgo. Existía una demanda y, lo más importante, una carencia. Yo daba clases en numerosos sitios, algunos tan adaptativos como la mesa de mi cocina, además de otras horas en diferentes escuelas y empresas. A él le ocurría tres cuartos de lo mismo. A pesar de que se podían encontrar numerosas clases y cursos en la ciudad, no existía un centro exclusivo especializado en el español. Y allí que fuimos nosotros: en verano del año 2010 se gestaba SALT (Spanish Academy of Language & Translation) Edinburgh, abríamos en septiembre de ese mismo año y nuestro primer curso comenzaba en octubre.

Los primeros pasos a la hora de establecerse legalmente como compañía son muy sencillos. Basta con una reunión en el Business Getaway en la que te darán una detalladísima información; luego precisarás un contable que te diga cuál es el tipo de sociedad más idóneo de acuerdo con tu objetivo de facturación y otro tipo de condicionantes legales. Tras solventar esto, ¡listo!, ya tienes abierta tu propia empresa.

Tras establecerme legalmente, ¿qué?

No obstante, las mayores diferencias entre gestionar una compañía en España y el Reino Unido no te las explicará tu contable ni las encontrarás en ninguna estadística del Banco Mundial. La mayor distancia que Jorge y yo nos encontramos y que nadie supo explicarnos son las diferencias culturales. Piensa en tu propia experiencia viviendo en Escocia o en cualquier otro lugar de Gran Bretaña: ¿has hecho amigos británicos? ¿Cómo te organizas para quedar con ellos? ¿En qué se parecen y en qué no tus actuales compañeros de trabajo con los de aquella oficina en España? ¿Tuviste algún novio o novia de aquí? ¿Llegaste más allá y conociste a su familia? ¿Has acudido a alguna celebración importante como una boda?

Por extraño que te parezca todas estas preguntas son esenciales a la hora de que tu negocio tenga éxito. Recuerda que, aunque los primeros pasos sean sencillos, si no te solidificas en el mercado de ninguna de las maneras merecerá la pena tu esfuerzo. Y para que funcione, es imprescindible saber dónde te mueves y a quién quieres dirigirte.

¿Qué necesito preguntarme a la hora de abrir una empresa?

Si ya has analizado el mercado y crees que tu proyecto es viable, mi consejo es que te hagas las siguientes tres preguntas. Son las que, personalmente, me habría gustado responderme antes de haberme embarcado en esta aventura, y no cuando ya el barco había zarpado y estaba en mitad de la travesía:

1. ¿A quién me dirijo?

Como ya sabes, Edimburgo cuenta con una grandísima comunidad española. Aquí puedes encontrarte con un gran nicho de mercado; sin embargo, si quieres ir un paso más allá conviene que recuerdes la perogrullada de tener un buen inglés. Te pongo un ejemplo: imagina que decides establecer un restaurante con las mejores paellas de toda la ciudad. Si sabes bien la lengua y comprendes las alergias, gustos y preferencias de tus comensales, no harás el arroz incorrecto, lo servirás antes, terminarán también antes y, por tanto, tendrás más oportunidades de que tus mesas se llenen. En un negocio, tiempo significa dinero, y conocer bien la lengua de tus clientes va a ahorrarte bastante.

2. ¿Qué vendo?

Aunque tengas claro tu producto, un cliente británico jamás será igual que uno español; si no, recuerda esas paellas pre-cocinadas con chorizo que tanto te horrorizan cuando las ves en las neveras del supermercado. Volveré al ejemplo al anterior del restaurante de las paellas: aunque seas valenciano y un purista del arroz, si quieres que tu negocio sea exitoso entre los británicos tendrás que ponerle chorizo. Es lo que les gusta, lo que asocian a España y por lo que están dispuestos a pagar.

3. ¿Cómo me vendo? ¿Cómo me anuncio?

Si finalmente te has decidido a conquistar el mercado autóctono y no la comunidad española, es imprescindible que tengas en tu equipo algún británico en quien confíes o algún español con una larga experiencia en el país y una estrecha relación con nativos. Puedes hacer la mejor paella con chorizo de la ciudad, pero el cliente no va a comerla a las tres de la tarde, sino en la cena, que en su caso es a las seis y media. Tampoco debes olvidar lo importante que es el espacio para ellos, que la mayoría de las críticas a los restaurantes en Trip Advisor señalan la “nice atmosphere” casi más que el sabor de la comida, y que las reservas te las harán con tres semanas de antelación porque te buscarán en internet, con lo que también necesitas una buena web adaptada al cliente.

Ninguna de estas cuestiones son fáciles de responder, todas tienen numerosas respuestas que, además, crearán nuevas preguntas que a su vez tendrán nuevas respuestas con otras tantas preguntas. Montar una empresa es satisfactorio, excitante y bonito en muchos momentos, pero también estresante, agotador y te cabrearás con los “guiris” en muchos otros. Cuando te de el bajón revisa esa estadística del Banco Mundial que mencionaba antes sobre los países en los que era más difícil abrir una compañía: España está en el puesto 142 y el Reino Unido en el 28.

Eduardo Rodríguez Luque

Co-director de SALT Edinburgh

salt_logo_90px

Sobre el autor

Laura

Mitad asturiana mitad edimburguesa - a.k.a "la que maneja el cotarro por aquí".

2 comentarios

  • Interesante articulo . Aprendo algo con cada web todos los días. Siempre es grato poder disfrutar el contenido de otros escritores. Osaría usar algo de tu post en mi web, naturalmente pondré un enlace , si me lo permites. Gracias por compartir.

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies